lunes, 31 de diciembre de 2007

Gerardo Hurtado: "A mì no me va a callar el Presidente"

Por Jaime Ascencio
Cuatro años cuatro meses de vida laboral acabaron para el periodista Gerardo Hurtado, de la Corporación radial YSKL. Fue destituido el 16 de noviembre, tres días después de habérsele anunciado la decisión. Esta habría sido instigada presuntamente desde Casa Presidencial.

Todo ocurrió el mismo día que el comunicador increpó al gobernante Elías Antonio Saca, (Día 14 de noviembre), sobre el por qué su gobierno se esmeraba más en hacer política que resolver los problemas de la gente. Pocas horas después del incidente fue notificado que prescindirían de sus servicios profesionales.
Un día después se le impidió realizar labor periodística y fue el ingeniero Flores, en una reunión privada, quien le hizo ver que entendiera la situación pero que los habían puesto contra la espada y la pared: o él (Gerardo) o la radio (en términos publicitarios). En ese mismo instante el ingeniero le propuso si aceptaría volver a la radio cuando la situación se tranquilizara, lo que el periodista interpreta será después de las elecciones generales de 2009.
Hurtado asegura que antes de conocer la versión del presidente honorario de la radio ya había sido advertido por la jefa de prensa Nery Mabel Reyes. Según Reyes, una llamada telefónica desde Casa Presidencial, había originado su salida, precisa el periodista. Por esta razón acusa directamente al presidente de la república de ser el responsable de su destitución aunque los señalamientos los descarga en su Secretario de Comunicaciones, Julio Rank, de quien supone fue el que llamó a la radio para mostrar el malestar del mandatario.
"Esto que te voy a contar me lo dijo Nery Mabel Reyes, la jefa de prensa. Que el Ingeniero le dijo que le habían hablado de CAPRES y le dijeron que yo estaba haciendo preguntas que incomodaban al Presidente de la República. Ese día no salí a trabajar por órdenes del Ingeniero, desde ese momento sabía que me iban a despedir". Sin embargo, aclara que su esperanza era otra: "Te lo juro así, que, yo pensé cuando me dijeron que quería hablar conmigo, que me iba a hacer una llamada de atención, que ya no iban a mandarme a cubrir al Presidente, pensé que hasta allí iba llegar la cosa y que en algún momento era entendible, pero que me despidiera por eso no lo creí".
Irónicamente mi despido sucede el mismo día que los directores de medios se habían reunido con los representantes de partidos políticos para evitar la violencia contra los periodistas, en los comicios que se avecinan en 2009, dice Gerardo Hurtado. Al retorno de esta reunión me llamó a su oficina y me dijo que iba a ver una reestructuración en el departamento de prensa. "Yo esperaba que él (el Ingeniero) fuera en ese momento sincero y no lo hizo, me dijo que fuera al Ministerio de Trabajo a pedir mi tiempo, acota. Pero precisa en algo concreto: "Entre ellos nunca se van a señalar".
El periodista desmiente que su destitución obedezca a malos comportamientos en la radio como se ha manejado y habla que su expediente no tiene ninguna mancha. "No fui despedido por ser mal periodista, no fui despedido por robar, por ser ladrón ni por hacer un mal enfoque de la pregunta, me despidieron porque el Presidente se incomodó". Por eso no repensó aceptar la invitación a volver a la radio no sin antes decirle que no era correcto lo que el Presidente había hecho, que "me parecía injusto" a lo que el ingeniero asintió con un "tiene razón".
Pero "si me preguntas quien es el responsable de mi despido es el Presidente Saca, porque no es la primera vez que incomodaba al presidente. Te lo digo porque Nery me dijo que en el pasado habían llamado tres veces", quejándose por la misma situación. Y asegura que cualquier otro argumento, como las supuestas faltas disciplinarias son para desviar la atención. Y desafía: ¡que me lo demuestren!¡que me lo demuestren!... y si la consecuencia es llegar a demostrar la verdad podemos someternos al polígrafo, añade.
El verdadero peligro
Gerardo Hurtado sostiene que el tema no es sólo su destitución sino el peligro que corre la libertad de prensa en el país. Periodistas que pueden cuestionar al Presidente de la República con una pregunta que le incomoda y después te despiden refleja la falta de democracia, subraya. Ese 14 de noviembre, el mandatario expresó visiblemente molesto al periodista Hurtado: "Yo te quiero invitar a que revises las encuestas y te des cuenta que esa es tu opinión personal y no la de la gente". Pero la realidad no es así se defiende. La pregunta que yo le hice no fue basada en mi opinión personal.
A la fecha Hurtado ha guardado silencio pero dice estar preparado para hacer la denuncia pública con la finalidad de sentar un precedente: que se respete al periodista. Y al decir esto trae a memoria los casos de dos colegas que peregrinan tras haber sido destituidos en el pasado por asumir posturas parecidas a la suya. Se trata de Luis Rivera, actual presentador del Noticiero Teleprensa y Elder Gómez. Uno más tiene que ver con el periodista Porfirio Mercado, en canal 12 de televisión. Estos casos no ha sido abordado en los principales rotativos, aunque sí es comentado con discreción entre la mayoría de periodistas, quienes dejan entrever ciertos temores de que conforme avance el tiempo electoral, acciones de este tipo puedan volverse comunes.
Co Latino publicó el 10 de diciembre pasado la postura del Presidente Saca. En esa ocasión el mandatario respondió a la periodista Mirna Jiménez que, "Yo puedo llamar a Diario Latino y decirles, miren, Mirna no me gusta como me entrevista, pero el medio de comunicación tiene que tomar una decisión", y luego negó haber facultado a algunos de sus funcionarios sugerir mediante llamada telefónica la destitución de Gerardo Hurtado.
El periodista afectado dice que está afinando detalles de su denuncia pero no quiere dejar ninguna ventana abierta por la que puedan colarse los políticos oportunistas. "No quiero ni beneficiar a la izquierda ni afectar a la derecha", puntualiza. Pero sí advierte que lo que vaya a decir pueda afectar la credibilidad de la YSKL. Y cita como ejemplo: que es un medio que despide a los periodistas que hacen preguntas que incomodan a los funcionarios.
Por esta y por otras razones es que Hurtado asevera que el caso lo llevará a todas las instancias locales como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, el IDHUCA, La Asociación de Periodistas de El Salvador, APES e internacionales, como AIR, para que se conozca la intolerancia para con los periodistas críticos. La solidaridad ante este caso le ha sido externado de gremios de periodistas, partidos políticos y otros sectores, dice Gerardo, quien agrega que en los 15 años de ejercicio se ha hecho de un nombre y de una credibilidad. Y vaticina que pronto reaparecerá porque "a mí no me va callar el presidente, te lo aseguro", dijo.
Miedo
"Mi familia está afectadísima. Y me preocupa que vayan a ver represalias contra mi integridad física o las personas ligadas sentimentalmente a mí, mis hijas, mi pareja", expone el periodista Gerardo Hurtado. Además expone que "yo soy el hombre que aportaba no sólo para la casa de mis hijas sino que apoyaba a mis padres que ya son pensionados", al describir su situación económica tras el despido. Anota también que el camino es a cuestas desde este momento porque todas las puertas le han sido cerradas y tendrá como otros colegas suyos, hacer esfuerzos personales para sobrevivir.
Desde la APES
El caso de Gerardo Hurtado no es ajeno en la Asociación de Periodistas de El Salvador, APES. Desde el principio le han prestado apoyo dice el presidente de la gremial, Serafín Valencia. Están satisfechos porque no ha habido conflicto con la empresa, la cual ha respondido satisfactoriamente con la indemnización.
Sin embargo le preocupa al presidente de la APES, que el caso de Gerardo vaya a repetirse en otros medios de comunicación, donde ya se anuncian "reestructuraciones", las cuales tendrían a su base no el mejoramiento del trabajo periodístico sino, un acomodamiento para el proceso electoral que se avecina.
Valencia dice sin rodeos que esos acomodamientos llevan a cambiar o prescindir de periodistas que se han caracterizado por ser críticos y "algunos sabores extraños" se perciben.
Tenemos información que se están haciendo evaluaciones con base a estos criterios, que no son los apropiados, se queja el presidente de la APES. Saca a relucir también los temores por la intolerancia que se evidencia
Señala también que las elecciones de 2009 están desde ya, sentando un panorama poco favorable para el trabajo de los periodistas. El proceso se advierte bastante complicado en términos de cobertura y seguridad. Y añade que la polarización jugaría contrario a la fiscalización que deben ejercer los medios. En este problema, las fuerzas mayoritarias ARENA y FMLN tienen responsabilidad.

Y en el caso particular de Gerardo Hurtado el presidente de la APES llama a quienes tuvieron que ver, a que recapaciten y vean el país con otros intereses, procurando el cuido de las libertades fundamentales, evitando limitarlas en un momento trascendental como son las elecciones, en que se elegirán Presidente de la República, Diputados y Consejos Municipales.
Quien estas líneas escribe también fue destituido de Radio Cadena Cuscatlán. El 23 de diciembre de 2007 le anunciaron que no renovarían el contrato por supuestas bajas evaluaciones. Y aunque se hizo un esfuerzo por rectificar, la decisión fue ratificada el 29 de diciembre del mismo año. En este caso el dilema es mayor porque la empresa no se responsabiliza del pago de indemnización.
comentarios a :
Hablando sin ataduras.